Web oficial de Turismo de la ciudad de Córdoba - Alojamientos, restaurantes, lugares de interés, actividades, Córdoba, agenda cultural y todo tipo de información turística para visitantes y profesionales en Córdoba

Buscador

Buscador
Te esperamos en Córdoba
 
Tiempo Córdoba
 

Julio Romero de Torres (pintor)

Julio Romero de Torres (pintor) Nacido en Córdoba en 1874 y muerto en 1930, fue el más popular de los representantes del regionalismo andaluz y uno de los retratista más cotizados de España e Hispanoamérica. Nació en una familia de artistas. Su padre, Rafael Romero Barros, pintor realista, fue el creador y primer director del Museo de Bellas Artes de Córdoba, donde vino al mundo y se crió Julio. Sus hermanos Rafael y Enrique también cultivaron la pintura, y el segundo, además, fue riguroso historiador del arte.

Dos etapas se dan básicamente en su pintura, la anterior a 1907, en la que sigue varios estilos desde el realismo al modernismo, y la posterior a esa fecha, con el estilo personal e invariable que le hizo famoso, sacado de un profundo estudio de Rafael y Leonardo, que le entusiasmaron a raíz de su viaje a Italia. Obtuvo medalla de oro en la Nacional de 1908 por Musa gitana, en 1911 en Barcelona, por El retablo del amor, y en Munich en 1913. Protagonizó un sonado escándalo cuando el jurado de la Nacional le dejó sin medalla en 1912, promovido por la prensa y cierto grupo de intelectuales amigos. En desagravio se le fundió una medalla de oro y el Gobierno le concedió la Encomienda de la Orden de Alfonso XII. En la exposición Nacional de 1915 se le reservó una sala especial y en 1929 representó a su ciudad en el Pabellón de Córdoba de la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Desde 1916 desempeñó la cátedra de Ropaje de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid. Esencialmente retratista y virtuoso del ropaje, aunque se han visto en su obra esencias de lo andaluz, su obsesión monográfica la constituyen Córdoba, representada de mil maneras en clave simbólica, y la figura femenina, que supo captar con acento enigmático.

Su museo está situado frente al Museo de Bellas Artes, aprovechándose parte de lo que había sido casa del artista, quedando la otra como vivienda para su familia; así ha permanecido hasta el fallecimiento de la última hija del pintor. En 1991 la vivienda familiar fue comprada por la Junta de Andalucía, manteniéndose el museo bajo la jurisdicción del Consorcio de Turismo de Córdoba, al que pertenece la colección expuesta. En la planta baja del museo se reúnen muebles antiguos, vitrinas con recuerdos personales y reproducciones fotográficas de sus obras más destacadas existentes en otros muesos nacionales y extranjeros. Se exponen, también, los carteles de fiestas de Córdoba correspondientes a 1912, 1913 y 1921, y lienzos como Mira qué bonita era, de 1895, y Horas de angustia, de 1900, que resumen su estilo de juventud. En el piso superior se ven algunas de las obras más conocidas del artista, correspondientes a su etapa de madurez, a partir de 1907. Destaca entre las más tempranas Nuestra Señora de Andalucía, de esa fecha, obra que marca el abandono del Modernismo y la inmersión en la estética regionalista que le hará famoso. Figura también Angeles y Fuensanta, del año 1909, Flor de Santidad y el retrato de Ysolina Gallego.

De 1913 es el retablo denominado Poema de Córdoba, un canto literario a las sucesivas culturas que impregnan la esencia de Córdoba. Algunos años después, en 1917, pintó Alegrías, y en 1920 Samaritana, Muerte de Santa Inés y Magdalena. Su producción más abundante corresponde a la década de los veinte, siendo especialmente significativas, San Rafael Arcángel, La Copla y Naranjas y limones, ambas de 1927, Camino de bodas, y En la Ribera, del 28, la repetidísima Chiquita Piconera, La Nieta de la Trini y Nocturno, obras de 1929. Junto a ellas se expone una de sus últimas obras, Cante hondo, de 1930.

Ayuntamiento de Córdoba