Web oficial de Turismo de la ciudad de Córdoba - Alojamientos, restaurantes, lugares de interés, actividades, Córdoba, agenda cultural y todo tipo de información turística para visitantes y profesionales en Córdoba

Buscador

Buscador
Te esperamos en Córdoba
 
Tiempo Córdoba
 

Mateo Inurria (escultor)

Mateo Inurria (escultor)  Nace en Córdoba el 25 de marzo de 1867, comenzó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Córdoba, creada y dirigida por Rafael Romero Barros, padre de Julio Romero de Torres, continuándolos en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

La primera obra escultórica que envió a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1890, titulada "Un náufrago", un desnudo de hombre a tamaño natural, asido a un madero, resultó tan impresionante su realismo que se le acuso de ser un simple vaciado.

Con su obra "La edad de bronce", adquirida después por suscripción popular con destino al Museo Provincial de Bellas Artes de Córdoba, Inurria demostró que sabía modelar como nadie.

En la misma línea, de realismo, que las anteriores obras obtendría una Segunda Medalla en la Nacional de 1895 la escultura de "Lucio Anneo Séneca". En la Nacional de 1899 volvería Inurria con otra obra fuertemente realista de contenido social, alto-relieve de grandes dimensiones titulada "La mina de carbón", con ella obtendría una Primera Medalla.

Una etapa decisiva para el escultor cordobés fue el viaje que realizó por toda Francia e Italia. Toma contacto con toda la estatuaria de la edad clásica, medieval, renacentista, egipcia, bizantina y de los siglos XVIII y XIX.

Vuelve a España impregnado de idealismo, se traslada a su ciudad natal, donde vivirá quince años alternando su trabajo de profesor de la Escuela de Artes y Oficios, la restauración de la Mezquita y las excavaciones de Medina Azahara. Su concepción de la escultura ha cambiado y prueba de ello es una producción de línea idealizadora en cuatro grupos, desnudos femeninos, esculturas religiosas, los bustos retratos y el grupo de los monumentos.

La obra cumbre del grupo monumental ésta dedicada al Gran Capitán, que en 1920 había obtenido la Medalla del Honor de la Exposición Nacional de Bellas Artes, hasta ese momento en la larga historia de la estatuaria ecuestre occidental, se había olvidado la entidad del caballo, para esculpir pesados caballos percherones, casi más de tiro que de montura. Mateo Inurria hizo cabalgar al Gran Capitán sobre un fino caballo andaluz.

Fue Mateo Inurria un escultor que supo romper la rutina en la que había caído la escultura nacional en los últimos años del siglo XIX y comienzos del XX.

Falleció repentinamente el 21 de febrero de 1924. 

Ayuntamiento de Córdoba