Web oficial de Turismo de la ciudad de Córdoba - Alojamientos, restaurantes, lugares de interés, actividades, Córdoba, agenda cultural y todo tipo de información turística para visitantes y profesionales en Córdoba

Buscador

Buscador
Te esperamos en Córdoba
 
Tiempo Córdoba
 

Cardenal Salazar (religioso)

Cardenal SalazarFray Pedro de Salazar no sólo fue paradigma de la sociedad estamental del siglo XVIII, sino que también fue un buen exponente de todo lo que la Iglesia del Setecientos aún significaba en Córdoba y fuera de ella. Protagonista de un amplio abanico de opciones e inquietudes, toda su labor quedó recogida en lo que fue su mayor logro; la construcción del Hospital de Agudos.

En principio, el Cardenal Salazar, concibió la idea de fundar un colegio donde se acogiesen niños pobres y se les enseñase a cantar y tocar instrumentos idóneos para dotar a la Catedral de una capilla de música. A tal efecto compró frente a la portería del convento de San Pedro de Alcántara una casa principal y en 1701 se comenzaron las obras del edificio.

La ciudad, el cabildo eclesiástico y fray Francisco de Posadas, dedicado en ese momento en el traslado del hospital de San Jacinto a un recinto mayor, le rogaron que en vez de aquel establecimiento fundase un hospital general en el que se pudieran acoger los enfermos agudos para los que eran insuficientes los hospitales que había en la ciudad.

Acogida la sugerencia, el Cardenal Salazar aprobó la fundación, pero ante la imposibilidad de una agregación de los centros asistenciales existentes en uno solo, determinó cambiar el rumbo de sus deseos y ordenar el edificio que estaba levantando a hospital nuevo, ampliando lo necesario al crédito de la fundación primitiva.

El 15 de octubre de 1704 dio estado legal a su decisión por escritura notarial, y como la primera casa comprada no respondía al nuevo proyecto, en ese mismo año adquirió otra casa contigua al edificio para ampliarlo. No pudo ver terminado su proyecto, pues murió dos años más tarde.

En su testamento nombra albacea al padre Posadas y administrador del futuro hospital a su sobrino Pedro de Salazar y Góngora, quien supo desempeñar sus funciones de un modo especial, ya que nunca dejó de proteger la obra comenzada por su tío. 

Ayuntamiento de Córdoba